ESPIRITUALIDAD ESOTÉRICA




La Magia de Noche Vieja Empieza en Nuestro Interior.

Como todos sabemos, se termina un año y comienza otro, donde cada uno de nosotros tenemos nuevas intenciones de cambio, en mejorar situaciones y comportamientos.

En realidad no solo es un cambio de año, es el símbolo de un nuevo ciclo en nuestra vida. De ahí la tradición de los rituales mágicos, el querer que todos nuestros deseos comiencen con buen pie.

Pero para que esto sea posible, debemos descargarnos de todo aquello que nos ocupa un lugar en nuestra vida y sin embargo no nos aporta nada bueno.

Noche ViejaEl principal cambio tiene que ser interno. Sacar de nosotros rencores, recuerdos que nos hayan hecho daño. Y que por el mero acto de no olvidarnos, siguen cada día lastimando nuestro interior.

Hacer las paces con uno mismo y con nuestro entorno, es fundamental para poder llevar acabo todos nuestros sueños.

No es necesario ir persona por persona, para poder quitarnos de encima esa espinita que nos dejó clavada, un día en nuestra alma. Es tan sencillo como imaginarnos hablar con ella y perdonar el daño.

También es necesario sacar de nuestras casas aquello que ya no usamos desde hace tiempo, donarlo o tirarlo, con ello estaremos diciendo al Universo que los patrones antiguos ya no nos sirven.

Una vez realizado estos actos, estamos ya preparados para los otros rituales mágicos. Aquellos, que todos esperamos con ilusión cuando llegan estas fechas.

Tomar las 12 uvas, el plato de lentejas en Italia o la copa de champan donde se ha introducido un objeto de oro dentro, realizado en Francia, son algunos de los símbolos que cada país tiene como tradición.

 

Quiero compartir contigo uno que a mi especialmente me gusta mucho hacer:

 

RITUAL DE FIN DE AÑO: “La Siembra”

 Este ritual es uno de mis favoritos, ya que en realidad lo que queremos hacer es recoger los frutos de nuestros deseos.

 Necesitamos:

-Monedas doradas de 20 centimos, 50 y si es posible de 1 € o $ ( o equivalente en cada país).

Pasaremos por cada habitación y estancia de casa, depositando en un rincón de cada una de ellas unas 2 a 3 monedas, diciendo al mimo tiempo en voz alta:

Siembra“En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, voy a sembrar la cosecha de este año que entra”.

Una vez pasada Noche Vieja, el primer día del año (1 de enero), iremos recogiendo la cosecha una por una en cada habitación diciendo nuevamente en voz alta:

“Voy a recoger la cosecha que sembré el año pasado”.

Cuando hayas realizado todo el ritual, guarda las monedas en una bolsa de plástico. Colócala dentro de un cajón, hasta  La Noche Vieja siguiente. En ese momento, habrá llegado la ocasión de que entregues esas monedas a una persona necesitada. Puedes hacerlo a una institución o a donde creas conveniente. En se hace en prueba de agradecimiento.

Deseo que además de ser de tu agrado este ritual te de muy buenos resultados. Ya sabes que para que pueda funcionar tienes que poner toda tu Fé y confianza en ello.

 

 ➡ Puedes ver también: Tradiciones y Rituales de Noche Vieja

 

FELIZ AÑO NUEVO!!!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog.

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.




Categorías