ESPIRITUALIDAD ESOTÉRICA




 

 

Cuantas veces nos hemos preguntado el por que nos trata así la vida.

Solo nos lamentamos del entorno, sin pararnos  a pensar que en realidad…

quizás tuviéramos nosotros algo que ver con lo que nos estaba ocurriendo.

 

El Niño y la Cueva

En cierta ocasión un hombre de ciudad llevó a su hijo de cinco años a pasear por el campo.

El pequeño se maravillaba de tantos descubrimientos que el contacto con la naturaleza le proporcionaba…y en un momento en que se detuvieron para descansar, el niño, mientras correteaba por doquier, descubrió una cueva.

INTERIOR DE LA CUEVAS-Papá ven, corre. ¡Mira que agujero tan grande tiene esta montaña!

De repente, se asustó súbitamente al oír una voz que venia de aquel agujero, repitiendo:

-Papá ven, corre. ¡Mira que agujero tan grande tiene esta montaña!

Sobresaltado, fue corriendo a refugiarse a los brazos de su padre.

– Papá, ¿qué es eso? ¿quien está ahí escondido?

Tras sosegarle, el padre le tomó de la mano y se acercaron juntos a la boca de la cueva.

– “Tranquilo -dijo el padre- dile algo, venga, no temas, papá está aquí contigo, háblale”.

El niño, todavía temeroso y sin soltar la mano de su padre empezó a gritar:

– ¡Tonto! ¡Estúpido! ¡Idiota!

La voz le respondía:

– ¡Tonto! ¡Estúpido! ¡Idiota!

Se apretó fuertemente contra su padre y le volvió a preguntar:

– Papá, ¿qué es eso?, ¿quien está ahí escondido?

El padre, entonces, se agachó y le dijo muy bajito:

– Dile cosas bonitas, venga, ánimo, ya verás.

 

 

El niño empezó a decir:

– ¡Hola! ¿Estás ahí? Eres un gran tipo y estoy contento de hablar contigo.

La voz le respondió:

– ¡Hola! ¿Estás ahí? Eres un gran tipo y estoy contento de hablar contigo.

El niño se iba sintiendo más confiado y soltándose de su padre empezó a decirle cosas divertidas al agujero y la voz le contestaba de la misma manera. Entusiasmado le preguntó de nuevo a su padre:

– Papá, ¿quién es?

A lo que su padre respondió

Es la vida, hijo mío, de la manera que tu le llamas te responde.

 

&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Todo es energía, aunque no nos demos cuenta de ello o no queramos creerlo,

ella trabaja por su cuenta, es una ley universal.

Todo aquello que pensamos, sentimos o tememos lo atraemos hacia nosotros, seamos o no conscientes de que está ocurriendo.

Por esto es muy importante que antes de decir o pensar algo que no nos gusta o desagrada, te pares a pensar que consecuencias te puede traer.

No es difícil, como todo consiste en un ejercicio continuo, haciendo que la mente lo haga parte de ella como algo natural, como puede ser el comer o caminar.

Cuando la mente lo aprende lo integra dentro de nuestras reacciones inconscientes, y cuando te quieras dar cuenta ya no tendrás que prestar atención a tus pensamientos, pues se habrán transformado en actitudes y pensamientos positivos.

Por ello, cuando tengas dudas, recuerda que la vida es como una cueva con eco: Siempre responderá de la misma manera que nosotros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete al blog.

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.




Categorías




Contacto | Política de Privacidad |Términos de Uso| Política de Cookies

Copyright © 2009-2018 Luzblanca. All Rights Reserved.